Casas pasivas, futuro y presente de la sostenibilidad

Las casas pasivas consiguen la sostenibilidad y eficiencia energética de una forma sencilla con la que, además, ahorras en la luz y el gas.

Las casas pasivas son una modalidad de vivienda que en la actualidad está ganando mucho peso dentro del mercado inmobiliario lo que le augura un futuro prometedor. Y no es para menos, gracias a las casas pasivas se puede ahorrar mucha energía, lo que a la postre supone una reducción importante en las facturas de la luz y del gas natural. Pero, ¿qué ocurre si las tarifas que tienes contratadas no se ajustan a tus necesidades? Pues que, efectivamente, aunque vivas en una casa pasiva, lo cierto es que seguirás pagando un precio alto por la energía. A continuación te explicamos cómo conseguirlas de una forma mucho más sencilla de lo que imaginas.

¿Cuáles son los principales trámites energéticos?

Hacer un consumo eficiente está muy bien pero aún está mejor pagar menos por tus contratos de luz y gas. Para ello debes encontrar, en primer lugar, las compañías de luz más baratas. Sin duda, la manera más sencilla de hacerlo es a través de un comparador energético con el que encontrarás las tarifas de luz más adecuadas a lo que estás buscando de un solo vistazo, sin necesidad de preguntar una a una compañía por compañía. Además, no tiene coste alguno y puede accederse a ella a través de internet.

Igualmente puedes utilizar dicho comparador para las tarifas de gas. Endesa e Iberdrola son una de las compañías que ofrecen tanto gas como la electricidad, al igual que la mayoría de las compañías, en este sentido podrás contratar el gas natural como la electricidad en la misma compañía, consiguiendo así una tarifa dual con la que el cliente se puede beneficiar de descuentos interesantes. No dudes en preguntar en tu compañía de luz o gas por esta modalidad con la que puedes ahorrar bastante.

Las ventajas de las casas pasivas: la climatización

Hemos dicho que las casas pasivas ahorran energía pero… ¿cómo lo consiguen? Pues a través de sistemas de aislamiento térmico, de manera que la energía que inviertes en la climatización de tu hogar siempre se optimiza. ¿Tienes un aparato de aire acondicionado en casa? Con las casas pasivas no se consume tanto. Lo mismo ocurriría con la calefacción. Esto se consigue, tal y como hemos podido comprobar aquí, principalmente con la rotura de puentes térmicos en las ventanas y en los muros. Asimismo se gana en salud gracias a la estanqueidad del aire, lo que evita la entrada en la vivienda de tal indeseado polvo.

Por otro lado, este tipo de viviendas son ideales para las personas instaladas en utilizar energía solar, aprovechar la luz del sol para transformarla en energía eléctrica y así tener una energía verde, sostenible y, sobre todo, gratuita. Este tipo de instalación se puede combinar perfectamente con la red eléctrica; por ejemplo, cuando ya la electricidad almacenada en las baterías procedente del sol se agota.

Por último, no cabe duda que el uso de sistemas de climatización altamente eficientes, es decir que sean sostenibles y ecológicos, permite pagar menos por la energía sin renunciar en ningún momento al máximo confort. Dicho todo esto, queda patente que las casas pasivas son actualmente la manera más sencilla y eficaz de tener eficiencia energética en casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR